Buscar

Nuestro distintivo

cropped-CEMAC-logo.png«Extracto del interesante libro sobre excursionismo, por Martín Gómez Palacio “Entre Riscos y Entre Ventisqueros”, páginas 117-118: “Muchos no han comprendido bien el significado de este emblema –me decía Mr. Oberschmidt. En forma sucinta es éste: representa tres factores importantes en toda excursión y fueron formados de jeroglíficos aztecas, a saber, el AGUA, la MONTAÑA y el ÁRBOL”.

«Para mí, este emblema tiene mayor significación aún: me representa una aspiración hacia algo noble, a un estado de armonía con el mismo principio de la Naturaleza. En medio de lo artificioso de la civilización, representa una esperanza de vida otra vez normal. El Club de Exploraciones de México debe ser el fruto de nuestras aspiraciones hacia un altruismo semejante al de la Naturaleza, ese altruismo que encuentra su felicidad dando lo mejor que tiene. Otis McAllister».

Según el diccionario de Lengua Náhuatl de César Macazaga Ordoño (México, 1979), los significados en azteca de estos tres elementos que forman parte de nuestro emblema son:

  •  ATL. Agua. El signo atl aparece representado en los códices como una corriente pintada en azul, con rayas o remolinos que denotan el movimiento en el seno líquido y salientes o recodos rematados con conchas y caracoles; las conchas aparecen como discos redondos, y los caracoles se figuran como elementos alargados.
  •  TÉPETL. Monte o cerro. Montaña, lugar, Tepeapulco: en el agua gruesa. Tepepan: en el país, en la ciudad. Tepepolco (Tepepulco): en el cerro. Coyotepec: en le cerro de los coyotes.
  •  CUÁHUITL. Palo. Árbol, viga arboleda. Acuauhnáhuac: arboleda próxima a ríos. Cuahxomulco: en el rincón del bosque o de la arboleda. Cuauhnáhuac: cerca de árboles. Cuauhtetelco: donde el pedregal arbolado. Cuauhtitlan: entre los árboles o junto a la arboleda. Cuauhtépec: en el cerro arbolado.

       “El náhuatl brota en el ambiente mexicano como canto redivivo de una cultura que recuerda su pasado esplendoroso”. (Secretaría de Prensa del CEMAC)

Texto tomado de La Montaña”. Enero de 1934. Página 2.